La esclerosis múltiple no le impide correr una maratón

0
7041

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa y a Silvia le ha ido reduciendo poco a poco la movilidad hasta tener que moverse en silla de ruedas. A día de hoy no tiene equilibrio, no se puede mantener de pie y tiene una movilidad reducida en los brazos. La fatiga, la debilidad y los trastornos visuales han pasado a formar parte de su día a día. “No es fácil”, dice su hijo. Eric supo que su madre estaba enferma con 14 años, sus padres no pudieron negarle más tiempo algo que era evidente. Silvia estaba ya en un estado avanzado de la enfermedad. En España, más de 47.000 personas la sufren y, por eso, es importante dar mayor visibilidad a la enfermedad y conseguir avances en medicina, algo que solo se consigue con más investigación. Esto lo saben bien Silvia y Eric y por eso hace un tiempo decidieron luchar, juntos, corriendo para conseguir fondos que destinan a la Fundación Catalana de Esclerosis Múltiple.

La última hazaña de esta madre e hijo se libró hace unos días en la maratón de Barcelona. Eric sorprendió a su madre el día de su cumpleaños. “La idea se me ocurrió el día de su cumpleaños y flipó en colores”, relata el joven. El reto supuso un entrenamiento más duro, si cabe, para este catalán amante del running. 42 kilómetros de carrera. Correr una maratón requiere una condición física adecuada y más aún si se hace empujando una silla de ruedas. Para ello, entrenaron a conciencia y contaron con el apoyo de mucha gente. El recorrido era muy complicado, Barcelona es una ciudad con desniveles. “He entrenado subiendo bastantes cuestas, he subido a la montaña para saber qué son subidas complicadas y con viento en contra y me he entrenado bastante porque no quiero que me falle nada el día D”, aseguraba Eric antes de la carrera.

“Lo mejor es ver la ilusión y emoción dibujada en el rostro de mi madre “

Desde el primer momento, Eric quiso que su madre siguiera sintiendo la libertad que le había robado la enfermedad. Una mujer activa y luchadora, fue de las primeras mujeres en competir en las 24 horas de resistencia de motociclismo de Cataluña. Madre e hijo ya llevan 3 carreras terminadas juntos. Eric quería que su madre siguiera sintiendo esa adrenalina que la esclerosis múltiple le ha robado y, por eso, corre empujando su silla de ruedas en alguna de las carreras en las que participa. Una manera de luchar contra una enfermedad degenerativa que puede ayudar a mucha gente en el mundo y que ha devuelto la ilusión a Silvia.